La ósmosis inversa y los descalcificadores, dos sistemas para tratar el agua que repara Madac

El objetivo que tienen en común la ósmosis inversa y el descalcificador es el tratamiento del agua. Ambos se utilizan como solución cuando el agua tiene unos altos niveles de cal causados por la salubridad o cuando las aguas tienen muchas impurezas. Ahora bien, la gran diferencia entre los dos es el volumen del servicio que prestan

Filtración del agua
Por un lado, la ósmosis inversa es un sistema de filtración del agua, con la que obtenemos un agua de excelente calidad, para beber, cocinar y lavar frutas y verduras, a través de un pequeño grifo adicional. Este sistema se instala generalmente debajo del fregadero de la cocina.

Los sistemas de ósmosis inversa funcionan aprovechando las diferentes presiones osmóticas en ambos lados de una membrana. La propia presión del agua de red permite que el agua atraviese la membrana osmótica pasando en el otro lado e impidiendo el paso de los contaminantes. De esta manera proporcionan agua limpia, pura, cristalina, con mejor sabor y sin olores. Su efectividad como sistema de depuración ronda el 95%.

Se caracterizan por ser sistemas generalmente compactos, que ocupan poco espacio y están diseñados para facilitar el cambio de filtros. El equipo suele constar de varios filtros previos (sedimentos, carbón…) y una membrana osmótica. Estos filtros y la membrana se deben cambiar periódicamente por un técnico.

El descalcificador
Por otra parte, el descalcificador se utiliza para el tratamiento del agua de toda la vivienda y consta de un aparato que por medios mecánicos, químicos y/o electrónicos tratan el agua para evitar, minimizar o reducir los contenidos de sales minerales y sus incrustaciones en las tuberías y depósitos de agua potable.

Las aguas duras, es decir con altos contenidos de sales de calcio o magnesio, tienden a formar incrustaciones minerales en las paredes de las tuberías. En algunos casos incluso bloquean la totalidad de casi toda la sección del tubo. Un ejemplo lo encontramos en las cafeteras y los calentadores de agua, con el agua sin descalcificar sus paredes se corroen con mayor velocidad obligando a cambiar los ánodos de sacrificio con mayor frecuencia. Con el descalcificador se evita que esto suceda, por lo tanto también disminuye la necesidad de tener que cambiar estas piezas que se deterioran con el agua no tratada y a medio plazo acaba convirtiéndose en un importante ahorro.

Madac: expertos en ósmosis y descalcificadores
Madac ofrece un servicio de reparación y mantenimiento de los sistemas de tratamiento de agua como la ósmosis o los descalcificadores, para que filtren el agua correctamente y la dejen libre de impurezas. Madac es el servicio técnico de Cillit, empresa líder del sector. Su experiencia hace valioso su asesoramiento sobre la calidad del agua de las casas y sus recomendaciones sobre el mejor tratamiento en función de las necesidades de cada caso.

Fuente:Comunicae

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*